¿Qué son los pólipos del tubo digestivo?

El desarrollo de una gran parte de los tumores del tubo digestivo, especialmente en el cáncer de colon, la secuencia de acontecimientos que ocurre pasa por el desarrollo de una lesión precancerosa que en medicina se conoce como “adenoma” en sus distintas formas, y que, de manera popular, se conocen como “Pólipos”.

Por lo tanto, algunos “pólipos” son lesiones premalignas del tubo digestivo.

¿Qué síntomas ocasiona?

Habitualmente estos pólipos raramente producen sintomatología, salvo cuando se sitúan en el tramo final del colon, muy cercanos al ano, y crecen suficiente, que pueden provocar la aparición de sangre mezclada con las heces.

¿Cómo se diagnostican?

La manera de diagnosticar las lesiones premalignas del tubo digestivo, casi siempre pasa por métodos invasivos. Si bien, cuando son suficientemente grandes y protruyen hacia la luz del colon, se pueden ver también en pruebas de imagen. Sabiendo, además, que en ocasiones estas lesiones producen un mínimo sangrado, indetectable cuando las heces se examinan a simple vista, se puede realizar un test de Sangre Oculta en Heces (forzosamente con tres muestras de tres deposiciones diferentes y preferiblemente mediante un test que se denomina inmunológico), para detectar la presencia de sangre no detectada de visu.

A pesar de todo, las pruebas más precisas y que más lesiones detectan, son las endoscopias: La gastroscopia para las lesiones de esófago, estómago y duodeno, la Colonoscopia para lesiones del colon y el recto y la cápsula endoscópica / enteroscopia para las lesiones del intestino delgado.

¿Cómo se tratan?

Si dentro de la medicina existe controversia a la hora de abordar distintos problemas, en el caso de los pólipos de colon existe un gran consenso para tratarlos siempre de manera endoscópica, independientemente del tamaño o la localización, parece razonable asumir que la primera opción siempre debe de ser la opción de quitar estas lesiones por endoscopia, puesto que evita cirugías innecesarias al paciente, la recuperación siempre es rápida y en ningún caso supone una mutilación del paciente.

Debe de intentarse, en la medida de lo posible, quitar estas lesiones en una única pieza, que siempre se remite al especialista en Anatomía Patológica, nuestro experto en mirar las lesiones bajo la luz del microscopio, y que es quien nos dice, tras la minuciosa exploración de la pieza, que el pólipo está completamente quitado y el “nombre y apellidos” del mismo, lo que siempre tiene un valor fundamental para plantear la vigilancia endoscópica del paciente.

Para conseguir extirpar estos pólipos de manera completa y en una sola pieza, tenemos varias estrategias endoscópicas.

POLIPECTOMÍA SIMPLE

Las polipectomías simples, que se realizan con un asa de polipectomía, se realizan de manera rutinaria en cualquier sala de endoscopia. Consiste en enlazar el pólipo con un sintrumento, llamado “Asa de diatermia” y, aplicándole corriente eléctrica o sin ésta, en el caso de las lesiones inferiores al centímetro, seccionar por completo el pólipo.

DISECCIÓN ENDOSCÓPICA SUBMUCOSA (DSE)

La DSE es la técnica endoscópica mediante la que extirpamos lesiones de gran tamaño, tanto del colon, como del estómago y en ocasiones, en el intestino delgado.

Este tipo de lesiones, conocidas como Tumores de Extensión Lateral (LST por sus siglas en inglés) tienen un mayor riesgo de haber sobrepasado el umbral del adenoma (lesión premaligna), para haberse adentrado en la senda del adenocarcinoma (cáncer). Por este motivo es fundamental que la pieza se extirpe en un solo bloque, porque en caso de que se haya producido la progresión hacia un cáncer de colon, el Patólogo nos pueda decir, exactamente en qué punto de la lesión ha ocurrido la transformación, identificando cuánta cantidad de tejido sano hay alrededor de la misma, para saber si el paciente está o no curado.

Para conseguir extirpar completamente la lesión y hacerlo en una sola pieza, se desarrolló en Japón y posteriormente se exportó la técnica de la DSE.

La Disección endoscópica es una técnica exigente, que se lleva a cabo en pocos hospitales del territorio nacional y consiste, literalmente, en despegar la capa más superficial del tubo digestivo del resto de capas del mismo, para con extrema pericia e infinita paciencia conseguir aislar la lesión del resto del tubo digestivo. De esta manera logramos extirpar lesiones sea cual sea su tamaño, el único límite es la experiencia del endoscopista.

En la Unidad de Endoscopia Avanzada del Hospital QuirónSalud de Málaga, disponemos de los métodos humanos, técnicos y tecnológicos necesarios para llevar a cabo tanto las polipectomías simples como las técnicas más complejas y avanzadas de disección submucosa, tanto en estómago como en colon, además de participar activamente en la difusión de la técnica al resto de hospitales, del ámbito nacional, organizando sesiones y cursos de manera periódica y frecuente con ponentes internacionales de reconocidísimo prestigio a nivel mundial. Somos Unidad de referencia en DSE en todo el territorio nacional y el centro con mayor experiencia en esta técnica al sur de Madrid.